El presupuesto para la boda....


Por: Crismar Cuyares Velazco

Este es uno de los dilemas que suele presentarse al momento de organizar un evento. Los novios, los padres de las quinceañeras o los cumpleañeros, por lo general, suelen dejar el presupuesto librado al azar.

Saber cuanto se va a gastar en una boda, fiesta o evento (excluyo a los corporativos porque las empresas siempre tienen una partida dispuesta para cada actividad social), es primordial tanto para usted como para quienes brindamos el servicio; ya que esto nos permite brindarle una mejor asesoría. Acá les voy a dar unos sencillos consejos que usted puede seguir durante la organización de su fiesta:


1. Visualice su fiesta y anote cada detalle, sobre lo que le gustaría tener en su celebración.

2. Discuta estos detalles con su pareja, padres, o bien con quien lo acompañe monetariamente en este evento.

3. Muchas veces no sabemos los costos reales del mercado, sobre todo cuando se tiene mucho tiempo sin hacer algún tipo de celebración de gran envergadura, por eso pregúntele a una amiga o amigo, quien haya celebrado una boda o fiesta recientemente, sobre el presupuesto invertido.... eso sí, hágalo con delicadeza y sea honesto... esto le dará una idea sobre los costos actuales.

4. Planifique su boda o macro evento si es posible con 1 año de antelación, propóngase una meta y disponga una partida o cuota mensual, que lo ayudará a reunir la cantidad necesaria para llevar a cabo esa celebración.

5. Sea sincero con sus proveedor y dígale cuanto dinero tiene dispuesto para ciertos items (más adelante lo explico en el cuadro).

6. Una vez que ya tiene definido el presupuesto, distribúyalo de la mejor forma. Acá les muestro un cuadro, donde se prorratea cada renglón porcentualmente, esto pudiese variar, sólo depende de usted.



7. Nótese que el salón es el que dispone de mayor cantidad de dinero, por eso acá les coloco todos los elementos con los que debe contar y de cómo puede distribuir porcentualmente cada item.



8. Cuéntele todo lo que usted quiere al proveedor, desde el vestido soñado, el salón con los mil y un accesorios, la luna de miel soñada, el pastel de boda de quinientos pisos... etc. Cuéntele a su proveedor cómo soñó esa boda, o 15 años y conversen sobre el prepuesto para saber hasta que punto sus exigencias pueden hacerse realidad según el dinero con el que cuenta.


Planifíquese y comunique, ese evento puede ser una realidad... y por favor vaya con los proveedores que están dispuestos a escucharle, a negociar y a ofrecerles un buen servicio de calidad y atención...!!!